LA MEDICINA ANTROPOSÓFICA

La formación de los médicos antroposóficos

Todo médico antroposófico se somete a una enseñanza médica completamente normal: Estudia la carrera de medicina en la facultad correspondiente, obtiene el diploma de licenciado y recibe del Colegio Oficial de Médicos su licencia para trabajar como médico.

Después hace una especialización suplementaria. De modo que estos diplomados son tanto médicos de familia y activos en la medicina de asistencia primaria, como en todas las demás especialidades. Están van desde la cirugía, pediatría, medicina interna, cardiología, endocrinología, gastroenterología, oftalmología, otorrinolaringología, oncología, ginecología, traumatología, y por último neurología y psiquiatría.

A todo ello le siguen estudios de al menos tres años de formación continuada de postgrado. Son estudios que se concentran en las áreas específicas de la escuela médica antroposófica. Existen centros de formación correspondientes en hospitales y clínicas antroposóficas de Alemania, Gran Bretaña, Italia, Suecia y Suiza. La experiencia práctica con el paciente en esta modalidad distinta de diagnóstico y terapéutica se consigue a través de trabajo práctico en consultorios de doctores de esta orientación o bien en el propio consultorio bajo la guía de tutores que lo supervisan. Existen distintos seminarios para la enseñanza y formación continuada en la república federal alemana y en Suiza. Además tienen lugar periódicamente seminarios de postgrado para los ya reconocidos médicos antroposóficos. A lo largo de grupos de trabajo y en congresos tanto nacionales como internacionales se presentan y debaten los conocimientos científicos y los nuevos aspectos terapéuticos; además se elaboran estrategias frente a cuestiones especiales.

Actualmente hay instancias docentes o cátedras para medicina antroposófica en las universidades de San Francisco (EEUU), Hamburgo y Witten-Herdecke (RFA) y Berna (CH). Además se imparten cursos de introducción y lecciones sobre esta materia como elemento integrante de muchos planes de estudio en numerosas universidades dentro y fuera de Europa.

Los datos en particular del laboratorio son recogidos y documentados en la historia clínica junto a todos los demás resultados de la exploración.

Los médicos antroposóficos interpretan estos datos no sólo como desviación de los valores normales sino también desde el conjunto global determinado por el juego de fuerzas del organismo. La Fragaria Vesca, fresa salvaje: Sus hojas se elaboran en comprimidos junto a las hojas de la vid y se aplican en patologías hepáticas.

Los médicos antroposóficos están integrados en el Sistema Nacional de Salud allí donde la legislación lo propicie. En la RFA trabajan muchos médicos de esta orientación para la Seguridad Social alemana, pudiendo tratar con estos métodos pacientes afiliados a dicho sistema de salud pública. Otros colegas trabajan exclusivamente en la medicina privada.

La medicina antroposófica está en la cartera de servicios y prestaciones de la Seguridad Social además de en Alemania en Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Italia, Gran Bretaña, Suiza y Holanda. Aparte de ello, trabajan numerosos doctores de esta línea y terapeutas en consultorios y centros terapéuticos privados de dichos países pero también de Dinamarca y España.